Yo era aún católico militante y, sin embargo, antes de regresar a El Salvador, después de la larga travesía soviético-europea, fui interrogado al salir de Lisboa, impedido de bajar a tierra en Barcelona y las Islas Canarias, perseguido en Caracas (donde desembarqué por error de las autoridades pérez-jimenistas del puerto de La Guaira), detenido por el FBI en Panamá, etc. Comencé a saber que Lenin, y todo lo que se relacionaba con él, era algo muy serio. Muy serio.
R. Dalton

A todo a quién se haya planteado que la organización es la única vía de lucha y se han puesto a construirla.

  1. Del Pueblo a la Comunidad.

La Revolución se hace para todos, nunca para nosotros como grupo y jamás para al Pueblo sin nosotros, ya que esto es entendernos como distinto al Pueblo. Si hacemos la Revolución es porque somos Pueblo. Pero atención; no porque seamos parte del Pueblo confundamos que nosotros somos todo el Pueblo.

Ya Lucio Cabañas sintetizó esta contradicción en su imperativo; “SER PUEBLO, HACER PUEBLO, ESTAR CON EL PUEBLO”. Para ser Pueblo, hay que estar con el Pueblo, haciendo Pueblo.

  1. Las expresiones de la Comunidad.

Se trata de trabajar  expresiones del mismo ser; la Comunidad, que son:

  1. La Comunidad que se reconoce a sí misma como Comunidad, construyendo con sus fuerzas propias su identidad.
  2. La Comunidad que no se reconoce como comunidad, y que por tanto cualquier grupo puede suplantar su identidad.
  3. Nosotros como expresión específica, como grupo (con iniciativa, prácticas, ideas y valores definidos).

 

  1. Las tareas como organización

Entendidos como Comunidad y al mismo tiempo diferentes a ella (nunca distintos), ¿Qué hacer, para hacer la Revolución realmente? (y no creer que se hace sin hacerla).

Se trata entonces de trabajar porque la Comunidad se reconozca como comunidad, romper las cadenas que evita que piense, reflexione, actúe por sí misma. De romper todas las formas de dominación y opresión, para nutrir todos los proyectos de autoafirmación, de liberación.

La opresión /enajenación es el proyecto ético fundado en la relación objetiva en que la afirmación de los individuos sucede a costa de la negación de la Comunidad. Aquí está situado el Capitalismo, así como también los grupos corruptos de poder, los grupos criminales, etc.

La Liberación es el proyecto ético fundado en la relación objetiva de  que la afirmación de los individuos es la afirmación de la Comunidad. Aquí podemos situar al CUEP, el FEET, la BRIMARG, por citar ejemplos nuestros.

Las tareas son:

  1. Nutrir a los grupos o iniciativas que trabajen el proyecto ético de la Liberación; el reconocimiento propio de la Comunidad como Comunidad (nótese que se contemplan también los grupos sin perspectiva política de lucha).
  2. Combatir a los grupos que aspiran a suplantar las aspiraciones del Pueblo y trasplantan mecánicamente sus intereses como grupo a los intereses de la Comunidad, o sea a oprimirla. Los grupos antagónicos que se benefician directamente de esta opresión, como la clase burguesa nacional, trasnacional o el PRIANRD.
  3. Educar amorosamente (a fuerza de la práctica cotidiana) a quienes en busca de liberar a la Comunidad, confunden su voz con la propia y le hablan bancariamente, afirmando las posibilidades de su opresión. Aquí situamos a todos los grupos de la izquierda que en nombre de la Revolución, niegan la Comunidad.

 

  1. Ser vanguardia: “Ché”.

¿En qué sentido hay que ser vanguardia? Siguiendo al Ché;

“Estar siempre abiertos para recibir las nuevas experiencias, para conformar la gran experiencia de la humanidad […] a las condiciones concretas de nuestro país, a las realidades que existen en Cuba. Y pensar todos y cada uno cómo ir cambiando la realidad, cómo ir mejorándola.

(La vanguardia) debe plantearse ser siempre el primero en todo,che-chicos luchar por ser el primero, sentirse molesto cuando en algo se ocupa otro lugar, y luchar por mejorar, por ser el primero”.[1]

Se trata entonces de ser la vanguardia en afirmar la Comunidad como Comunidad, de ser iniciativa organizada por excelencia, curtida y probada en el trabajo real del proceso de Liberación Popular.

 

  1. Los horizontes

Nuestra iniciativa organizada debe estar siempre fundada en su táctica, estrategia, plan de largo plazo (todos lo político, etc.) por el categórico ético de la Liberación de la Comunidad.

Nuestra organización debe ser por las exigencias de la historia, la vanguardia (los primeros en el trabajo y sacrificio) de la Comunidad oprimida en proceso de Liberación.

 

 

[1] La juventud debe ser vanguardia. Ché Guevara 1965. http://www.cubaperiodistas.cu/index.php/2015/07/lecturas-de-fin-de-semana-la-juventud-debe-ser-vanguardia/