Es bello ser comunista,
aunque cause muchos dolores de cabeza.

Y es que el dolor de cabeza de los comunistas
se supone histórico, es decir
que no cede ante las tabletas analgésicas
sino sólo ante la realización del Paraíso en la tierra.
Así es la cosa.

Bajo el capitalismo nos duele la cabeza
y nos arrancan la cabeza.
En la lucha por la Revolución la cabeza es una bomba de retardo.
En la construcción socialista planificamos el dolor de cabeza
lo cual no lo hace escasear, sino todo lo contrario.

El comunismo será, entre otras cosas,
Una aspirina del tamaño del sol.
R. Dalton

0. Lo existente

Asesinatos, violaciones, robos cada esquina, toda la cacería humana que es ahora México ¿Cuándo me tocará a mí o a alguien cercano? Todos a diario nos preguntamos. Ante esta situación están los que se benefician de ella y estamos además los que las padecemos.

Estamos entonces en un choque ético. ¿Qué sentimos cuando vemos que se rompe el mundo?

Sentir no es sólo a nivel emocional, sí, pero va más allá, también es el ¿Qué sentimos necesidad de hacer cuando vemos al mundo romperse? ¿Ganas de llorar de miedo o de rabia? ¿De encerrarnos en casa, o de salir a luchar?. La ética es emocionalmente práctica.

Pero el mundo que existe, su construcción y destrucción no sucede de la nada, son producto de la acción humana. Dejemos de nombrar todo lo que vemos en impersonal. La pregunta precisa no es ¿Qué sentimos cuando vemos que se rompe el mundo? Sino ¿Qué sentimos cuando vemos que rompemos nosotros al mundo?.

Y podemos ir respondiendo; cuando rompemos el mundo están los que sientan la barriga llena, y mucha felicidad, y están los que sienten hambre y mucha tristeza.

El sistema es una totalidad de trabajo organizado que reproduce el hambre, la miseria, la tristeza, el derroche, el odio y el placer. Es el sistema que produce la riqueza para los “Ricos” a costa de los “pobres”. Nótese que los ricos no son ricos por cuestiones cuantitativas de cuánto material tienen, sino de su actitud ante los pobres (enriquecerse con la pobreza); resultando que los ricos son ricos cuando los pobres son pobres. Eso explica que haya pobres materialmente que actúan como ricos. Y Aunque casi no pasa (tristemente), ricos que actúan como pobres.

¿De qué lado ético estamos situados?

 

  1. Lo posible

El dónde estás situado materializa las ideas, y también idealiza la materia. ¿A qué aspiras ser cuando ves que rompemos el mundo? ¿Sueñas con romperlo más para obtener más materialidad, o sueñas con el fin de las rupturas para que nadie nunca más pague con la falta de materialidad? En otras palabras; ¿sueñas con ser rico o sueñas con que no haya ricos ni pobres?

Es posible (lo está siendo) un sistema para los ricos a costa de los pobres, ¿Será posible un sistema donde no haya ricos a costa de los pobres?

 

2. Lo existente es existente porque se reproduce.

¿Por qué es hegemónico el sistema económico, político cultural de los ricos?

La respuesta es más obvia de lo que creeríamos; porque están organizados, tienen sus propias escuelas, sus medios de comunicación, sus historias, sus leyendas, sus teorías, sus protagonistas, su arte, sus héroes, su policía, su ejército. Etc.

Hemos construido a lo largo de la historia un poderoso aparato que no es otra cosa que organización social que hace a los ricos fuertes, muy fuertes, y a los pobres débiles, muy débiles.

Pero ¿En serio no hemos soñado nunca con echar a los mercaderes del templo? ¿No hemos soñado nunca que en México no gana el PRI, que se acaba la injusticia, que ningún niño trabaja drogado en la calle porque está en las escuelas? ¿No hemos soñado con un México digno?

Porque no amamos a México en abstracto, sino también en concreto. ¿Quiénes son esos niños drogados que no pueden ir a la escuela? Puede ser un tío hace años, un amigo hace poco, un desconocido que amamos. Son nuestros papás mexicanos que desde hace años han cargado las injusticias. El México justo es entonces aliviarle el dolor de espalda que los ricos le han ocasionado a latigazos a nuestros padres.

Sin temor a equivocarme puedo decir que todos hemos soñado con darle la fuerza a todos los pobres del país (incluyendo a nuestros familiares, abuelos, padres, hermanos, amigos), para que se defiendan y no los pisoteen.

Pues bien; se trata de construir la fuerza para no ser débil y evitar el abuso, de tener el poder de hacer el bien, tener la fuerza/poder de hacer justicia.

 

3. Lo que no existe debe darse a existir.

El mundo de los buenos es un mundo que no existe, y nadie nos lo regalará; debemos construirlo. El Partido Revolucionario (Tal como lo propone Lenin) es una unidad de albañiles. La organización entonces, es quien hace real lo que sólo son aspiraciones de los buenos. Y lo hacer real porque lo construye, lo hace en la realidad. (Organización que hable lo que debería estar haciendo sin hacerlo realmente, no es una organización como Lenin la proponía, aunque digan serlo).

El Partido de Lenin, nuestra organización de albañiles, es quien realiza, construye, hace real las mejores aspiraciones de los buenos del Pueblo.

emilynicaragua

Mural que hace alusión a que el Ché, Sandino, Fonseca y Monseñor Romero cuidan organizados un nacimiento.

La organización leninista es entonces en este momento, el futuro ya emergiendo. Es en chiquito, pero ya, la sociedad que queremos.

 

4. Hacer es factibilidad, la no factibilidad es el no hacer. Hacer es poder, no hacer es impotencia.

La Sociedad nueva, justa y digna es una labor tan titánica, que si la hace cada quien por su cuenta, sólo cosechará derrotas, la revolución se construye sobre victorias, no sobre ideas de victorias. Los albañiles solos, que construyen castillos de arena, son albañiles sin sentido, impotente, desgraciados. Un Revolucionario solo, es un revolucionario desgraciado, impotente.

Si les parece absurda la pregunta ¿Para qué queremos hacer una revolución que no se haga? ¿Por qué no nos parece absurda la pregunta de: por qué hay revolucionarios solos?

Los individuos solos, por muy buenos que sean en su labor, no dejará de ser un impotente con buen actitud.

Pero la Revolución se trata de potencia, de fuerza, de poder. Y este sólo proviene de la unidad.

El partido leninista es la fuerza de todos los buenos, es la esperanza material, viva y personificada de un Pueblo que ha sufrido siglos. Es la unidad de las buenas intenciones, para construir la fuerza.

¿Se imaginan cómo sería el mundo si los buenos tuvieran el poder?

En aquel tiempo yo tenía veinte años
y estaba loco.
Había perdido un país
pero había ganado un sueño.
Y si tenía ese sueño
lo demás no importaba.
[…]
[…] en aquel tiempo crecer hubiera sido un crimen.
Estoy aquí, dije, con los perros románticos
y aquí me voy a quedar.

R. Bolaño