PLAN DE SAN MATEO

Me fui muy lejos
un día, por algunos días
para toda la vida,
me fui en silencio sin alardes
casi en secreto.

Nadie supo que me fui
y que me llevé en el bolsillo
todas las esperanzas de México
los llantos de los pobres, los colores del atardecer
y tu foto.

Esa foto que parece que te tomaste el día en que te vi por primera
y desde el que no te dejo de ver.

Bueno, el caso
es que estoy combatiendo pasados, ignorancias y miedos
retando a mis pulmones y a mi voluntad
tratando de destruir el mal,
y que cuando me falta aire o un latido propio
veo tu foto y el nuevo horizonte se construye.

Tu foto que a cientos de kilómetros
me recuerda que estoy a unas calles de mi casa.

Pero es que no es una simple imagen de ti
la que me besa.
¿Te acuerdas cuando te dije te quiero sin conocerte?
estaba con la cara tapada, con palos atrincherado en un edificio público
defendiendo el derecho de latir del corazón del Pueblo.

Pues tu olor se vino a escondidas entre mis libros
y estoy abrazado a ti cada que leo
-por eso trato de leer mucho-.

Tu sonrisa soñada se vino en secreto
en la sonrisa de los niños
-por eso trato de hacerlos reír mucho-.

Que tu mano suave me toma la mano discretamente
cada que camino por la sierra
entre subidas y bajadas,
entre lluvias que no ceden
entre fríos bárbaros
-por eso trato de caminar muchísimo-.

Tú, Bóveda Celeste nunca te bajes del cielo
prometiendo tiempos mejores.

Por eso
al ser tu esencia
el arma más subversiva conque puede contar mi corazón,
vine a escribir por el bien de mi hermana humanidad
este Plan de San Mateo
con que prometo ante la historia
derrocar a este sistema-gobierno asesino
con el único y real método que consiste
en hacerte feliz todos los días.

 

Soldadera-mexicana

 

 

DOS POEMAS DE DESAMOR EN 4 DÉCIMAS

Yo sé bien que estás segura
de que irte es mala suerte
aunque este sueño de quererte
haga heridas sin sutura,
a este paso, a esta altura
¿Dónde ponemos lo que aún no inicia?
tanto rubor, tanta inocente malicia
ese universo que nacía entre tus piernas
nuestra humedad que ahora nutren eternas
tumbas de amor de cobardes caricias.

Ya imaginé toda mi vida sin ti
y no hay problema, pinta bien
pero luego el corazón le reclama a la sien
y le dice ya en serio ¿Cuándo dura este fin?
¿En verdad el adiós es tan ruin?
¿O sólo nos duele cuanto este es fingido?
todos sabemos que nuestro adiós dura lo que dura un latido
y que aún estamos practicando el último beso
que nunca nos daremos, tal vez por eso
nos duele lo que aún no nos hemos vivido.

Tu pantalón que se baja
mi lengua en tu ombligo
tu corazón que conmigo
con sus rupturas encaja,
mis manos que trabajan
por escuelas que amen la verdad
agradecen todo lo que te dan
cuando se pierden debajo de tu falda
dibujando comunismos en tu espalda
con los restos vivos de toda la humedad.
Por si las dudas
este beso dura lo que duran los adioses
no es casualidad que cada rose
deje mudas
y sonrojadas tus mejillas con sus goces,
en verdad mi amor que son feroces
las ganas de hacernos el amor cuando nos vemos
de abrazarnos y alumbrar con lo que ardemos
de dejar las tonterías de aparentar
que somos un querido compañero más
o dos desconocidos que mataríamos por querernos.